¿Cómo limpiar la mampara?

idea para reforma de baños grandes

Si quieres mantener siempre relucientes tus mamparas y evitar en la medida de lo posible los restos de cal, sigue los siguientes pasos:

  1. Al terminar de ducharte utiliza una rasqueta de goma para retirar los restos de agua, simplemente pasa la rasqueta por todo el cristal y quita todas las gotas, esto evitara que al secarse se queden las conocidas gotitas blanquecinas de la cal, es algo que solo te llevara unos segundos, también si quieres puedes pasarle a los azulejos e incluso al plato de ducha.
  2. Con una esponja o con un paño de microfibras pásale a las juntas entre el plato de ducha o bañera y la mampara esto evitara que el agua se estanque y cree las juntas negras de moho en las siliconas.
  3. Cada 15 días aproximadamente limpia con un limpiacristales no abrasivo, antes de aplicar cualquier producto haz una prueba en un lado de la mampara para ver que este no afecte al brillo del acero inoxidable o al aluminio de la misma. Para secarlo puedes utilizar papel de periódico o cualquier otro papel que te pueda valer y que dispongas en casa. En el caso de que vivas en un municipio con bastante cal, puedes aplicar este pasó más a menudo.
  4. Existen productos anti cal para mamparas, pero son más abrasivos, puedes utilizarlos en los momentos que necesites una limpieza mayor. Recuerda siempre a ser una prueba con los materiales de tu mampara, antes de aplicarlos directamente, una vez hallas probado que son aptos para tu mampara utilízalos y mantén  bien ventilada la estancia.

Con estos simples pasos, seguro mantendrás los cristales de tu mampara siempre relucientes. Cuando te montemos tu mampara puedes preguntar qué productos son los más idóneos para ese modelo. Si ya la tienes montada simplemente haz una pequeña prueba antes de lanzarte a limpiarla, sobre todo en las partes de acero inoxidables y aluminio.